FUNDACIÓN ROSA LUZ ENTREGÓ AYUDAS TÉCNICAS, SILLAS DE RUEDA Y BASTONES EN SANTA ROSA.




Fundación Rosa Luz sigue alegrando la vida de las personas más necesitadas. En Santa Rosa entregó ayudas técnicas entre sillas de ruedas y bastones que sirven para mejorar la calidad de vida de personas de extrema pobreza que padecen discapacidad. El Arq. César Encalada junto a sus hijas Noelia y Mikaela Encalada Pardo entregó las sillas de rueda a Amada del Río en la barriada Miguel Concha Álvarez; Rolando Sánchez Criollo de la barriada Teodoro Vite; Luis Matamoros en barrio Quito y silla de ruedas a adulto mayor en la barriada Ecuador.

En coordinación con la Fundación Corazones Unidos, Fundación Rosa Luz visitó a cada uno de los sectores para alegrar la vida de personas que viven en situación de extrema pobreza y requieren una silla de ruedas. Amada del Río Loor, adulta mayor de 90 años vive sola en el barrio Miguel Concha Álvarez. Por su situación física no puede movilizarse. Mónica Robalino cuida de ella y para llevarla al médico debe cargarla. La silla de ruedas fue el mejor regalo de su vida. “Que Dios los bendiga y les de mucha salud siempre”, fue la respuesta de Amada del Río.

Las acciones que alegran vidas.

La Fundación Rosa Luz, gracias a la gestión de la familia Encalada Pardo y el Arq. César Encalada, ha logrado alegrar la vida de muchas personas humildes. Con la entrega de sillas de ruedas y bastones se han beneficiado personas que padecen discapacidad y adultos mayores. Con las brigadas de aplicación de suero de vitaminas para mejorar su sistema inmunológico son más de 400 personas de los sectores populares los beneficiados. Huaquillas, El Guabo, Santa Rosa y Arenillas son los cantones que ha visitado la fundación para atender a los más necesitados.

Mónica Robalino de la barriada Miguel Concha Álvarez, reconoció la labor humana y solidaria que realiza Fundación Rosa Luz. “Para mi es una alegría recibir de Rosa Luz una gran ayuda para la señora Amada del Río. Yo la cargo para todos lados y con la silla de ruedas va a ser mejor”, reiteró la vecina de Amada. Diego Sánchez, hermano de Rolando Sánchez también destacó la labor humanitaria de la fundación. “Para una familia pobre es difícil poder comprar una silla, mi hermano la necesita, porque la que tiene ya no sirve”, recalcó. Rosa Luz continúa con su misión de realizar acciones que alegran vidas de familias humildes en El Oro.

Entradas destacadas